Periodismo realizado por profesionales

Santiago Sánchez Traver

Santiago Sánchez Traver: “La obligación del periodista actual es la de reinventarse”

Háblanos de ti. ¿Cómo llegaste al periodismo?

Yo al periodismo llegué un poco tarde. Primero me dediqué a las matemáticas, estuve dando clases en la Universidad, y después pasé al periodismo y es aquí donde he desarrollado toda mi carrera, en casi todas las secciones. Empecé en deportes, siendo enviado especial, pasé posteriormente a la política, y acabando mi carrera dirigiendo medios, que es una tarea menos periodística y más gerencial. Fundé el Diario 16 en Andalucía, que fue el primer periódico en la historia que se edita en las ocho provincias, y se imprime y se distribuye a la vez en Andalucía; pasé 12 años en el Grupo 16. Después 16 en el Grupo Zeta y posteriormente mi carrera pasó fundamentalmente por la dirección de Canal Sur Televisión y de Televisión Española en Andalucía. Todo dentro de Andalucía, salvo pequeños periodos que tuve que estar en Madrid por destino. También he tenido muchos cargos de representación a nivel de federaciones y asociaciones de la prensa, como la de Sevilla, y me he preocupado bastante del mundo laboral y profesional de los periodistas andaluces.

¿Por qué elegiste el periodismo?

En aquella época no había Escuela de Periodismo en Sevilla, solo la había en Madrid, en el Ministerio de Información y Turismo. Lo que había más cerca de mi casa y me gustaba eran las matemáticas, por eso las estudié. Sin embargo, yo ya escribía, estaba en grupos de poesía, y me gustaba la literatura, así que entré al periodismo por ahí. Luego pasé a estudiar en la Complutense de Madrid.

Se dice que en el periodismo nunca se deja de aprender…

Sin duda. De hecho, cuando volví a la Universidad a dar clases de Periodismo lo hice precisamente por eso, porque en el periodismo hay que reciclarse constantemente y el estar dando clases te obliga a ello. Muchos profesionales se olvidan de eso y se quedan en el periodismo de hace 30 años, en la redacción que se hacía por entonces, y eso no puede ser. Estar en contacto con las nuevas generaciones te da mucha vida, y dar clases es bueno para ejercitar la actitud ante el público, o desarrollar el discurso, que después son campos muy necesarios para el desarrollo profesional del periodista.

¿Cómo ha evolucionado el periodismo en todo este tiempo?

En el periodismo en los últimos 40 años en España lo más importante ha sido la evolución tecnológica, que ha marcado las pautas. Yo cuando empecé a ser enviado especial tenía que llevar una máquina pequeña de escribir y llegar antes de las 7 de la tarde a Correos para que la crónica entrara en el periódico. Todo cambia cuando llega el fax, un invento que nos parecía un milagro; luego los ordenadores, y finalmente internet. Eso ha cambiado el desarrollo profesional del periodista de una manera brutal.

¿Se adapta el periodista veterano a las nuevas tecnologías?

Algunos no se adaptan a los nuevos sistemas, por ejemplo a las redes sociales. Las utilizan pero sin adaptarlas al periodismo a través de los códigos que tiene cada red social, las desprecian. Y eso es un error. Por lo demás, el periodismo básico es el mismo, periodismo de conocer para contar cuanto antes. Las virtudes y defectos continúan pese a la tecnología.

La situación del periodismo

El periodismo no vive buenos tiempos a nivel laboral. ¿Qué radiografía haces de la situación actual?

Yo siempre lo he dicho: sobran facultades en España, no puede haber tantas. El que va a una facultad de Periodismo va para ser periodista, no para dedicarse luego a una oposición de bombero. El periodista quiere ejercer su profesión vocacional. La demanda actual, y la de los últimos 20 años no se corresponde con las facultades que había en España, y existe una cantidad de periodistas que están en el mundo laboral sin poder trabajar que se acerca al 50 por ciento, lo cual son cifras imposibles para cualquier colectivo. La situación es lamentable.

¿Dónde está la solución para esto?

Las soluciones no las tiene casi nadie. El periodista hoy día lo que no puede es salir de la facultad pensando que va a encontrar un trabajo en el medio de comunicación que le guste. Los medios están reduciendo personal desde hace más de una década, los primeros diarios del país, las revistas y semanarios, y esos puestos de trabajo no se van a recuperar por lo que hay que buscar soluciones alternativas. En nuevos medios, en redes sociales, en webs, en información institucional y empresarial, y, sobre todo, el nuevo periodista debe aplicarse a definirse a sí mismo profesionalmente y posiblemente a autoemplearse. Buscar fórmulas para poder desarrollar su trabajo y después venderlo y distribuirlo. La obligación del periodista actual es la de reinventarse.

Aquí es clave es generar una propia marca personal, ¿no?

Sí. Esa es la solución. Lo que ocurre es que la forma de generar tu marca dependerá de la brillantez que tengas como periodista. Ahí estará la diferencia. Quien no tenga esa brillantez deberá perfilarse como intermediario para instituciones, colectivos, webs, u otros diseños profesionales fuera de los medios habituales, porque tal vez nunca vaya a lograr la difusión en un medio de comunicación tradicional.

Nucleus Info

En este contexto, entra en escena Nucleus Info, que ofrece al periodista una plataforma para que comercialice de manera libre su trabajo. ¿Qué puede aportar Nucleus a los periodistas que pasan por una situación laboral complicada?

Está pensado para ellos, son los más directamente beneficiados de una plataforma de contenidos libre como esta. Te permite el acceso al mercado. Después será cuestión de que lo que ofrezcas y los contenidos que logres elaborar sean los suficientemente potentes para crear la marca de la que hablábamos.

También va dirigido a estudiantes de periodismo, con los que has estado en contacto durante años. ¿Son conscientes de la necesidad de darse a conocer en plataformas como Nucleus, o siguen pensando que van a trabajar directamente en el medio de comunicación que quieran?

Sí que son conscientes. Los años que estuve en la Facultad de Comunicación yo se lo hacía ver. Yo les decía hace 15 años “os quedan pocos sacos de profesión, hay pocas esquinitas donde podáis meteros”. Una de las posibles que se vislumbraban eran los medios locales, pero se ha visto como en España no se han desarrollado. Y si lo han hecho ha sido de mala manera y hoy apenas contamos con televisiones locales profesionales que paguen a los periodistas. Ese ha sido uno de los fracasos de la profesión en los últimos tiempos. Hay que volver a inventar cosas. Los periodistas que salen hoy son gente muy preparada y vocacional, y son conscientes de que tienen que inventarse la profesión.

Cada vez más medios de pago están incluyendo los muros de pago. Nucleus se basa en suscriptores y venta a medios. ¿Está preparada la sociedad para pagar por informarse en la red?

Ese es el futuro, pero evidentemente en España estamos un paso por detrás respecto a otros países en ese aspecto. Va a costar pero es la única forma de salida de esta profesión. Eso sí, la información que se ofrezca por pago debe ser de calidad y con garantía profesional. En el mundo global de la red cualquiera informa y la mayoría no es profesional por mucho que se quiera hacer un blog periodístico. La clase de redacción se da en la facultad no en la red, y es ahí donde tenemos que diferenciarnos: en la calidad y en la norma profesional de escribir que es la que tiene un periodista, ya sea en internet o en papel.

Y hay que especializarse.

Sí, la especialización es básica. Yo la entiendo desde el punto de vista de contenido, la temática, y desde el punto de vista de especialización profesional. El periodista debe utilizar las herramientas especializadas modernas, debe tener un sistema de redacción que sea el adecuado y usar los géneros de hoy. Es decir, el periodismo especializado no es solo lo temático, sino también cómo hacer ese periodismo. Y hay que encontrar el nicho informativo. Nos asombraría el descubrir la cantidad de miles de personas que necesitan información de cualquier cosa por más remota que parezca.

Se habla mucho en los últimos tiempos de que sin periodismo no hay democracia. ¿Qué ofrece el periodismo a la sociedad que lo hace imprescindible?

El periodismo sigue siendo muy necesario para la sociedad, pero el libre. En la antigüedad no lo era. Hoy, para hacer periodismo, no hay que montar una nave y hacer un periódico para decir algo. Lo puedo decir desde mi casa y ese periodismo libre es el que es necesario, pero ejercido profesionalmente. Informar puede informar cualquiera por esa libertad existente y ese acceso a la tecnología de la información, pero hacerlo de manera profesional y libre solo podemos hacerlo los periodistas.

¿Qué consejo darías a los jóvenes que quieren a día de hoy ser periodistas?

Primero que se formen lo más posible. La carrera no da una formación integral importante, sobran muchas asignaturas y faltan otras que serían las que completarían la formación, y que habría que buscarlas cada uno por su cuenta en otras carreras o en escuelas. Sin olvidar dónde y cómo especializarte, que es lo más importante, y que tampoco te lo suelen explicar en la facultad. Yo aconsejaría que en los últimos cursos de carrera los jóvenes estuvieran preparándose para ello, dedicándose a formarse completamente, especializadamente y analizando qué posibilidades tienen de desarrollo profesional.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>